11.10.12

La economía de las montañas

Hütte, capanna ou cabanne, según se mire o según estemos. Suiza dispone de una amplísima red de refugios alpinos que no sólo proporcionan cobijo nocturno, sino también aseo, juegos y suculentas comidas con productos locales. Y cuando digo locales, digo muy locales.

Carnes, cervezas, embutidos, mermeladas y productos lácteos como leche, mantequilla, quesos y yogures tienen su origen a pocos metros de estos refugios, en los denominados "alpages". Se trata de una economía bastante protegida en la que los intercambios de provisiones se establecen entre "alpages" y refugios, casi exclusivamente. 
Una llamada para concretar las cantidades y el tiempo de recogida y listo: los pequeños senderos alpinos se convierten en auténticas vías comerciales donde no falta gente cargando quesos, cajas de cerveza o generosos botes de leche.


Ya sabíamos que Suiza era una nación celosa de los productos generados dentro de sus fronteras pero su bandera llega hasta lo más profundo, hasta lo local, bajo el lema de "aus der región, für der región" ("desde la región, para la región", eslógan de la Migros que me parece muy acertado). Una política proteccionista que pretende alargar la vida económica de la vasta región alpina, creando oportunidades para que generaciones posteriores mantengan esta tradición y, no olvidemos, el atractivo turístico que la envuelve.


2 comentarios:

  1. Sigues por Suiza? Una estupenda noticia Pense que ya habrias vuelto!

    ResponderEliminar
  2. Qué hay Gonzalo! Pasé el verano entre Appenzel, St Gallen y Zürich. Ahora estoy en Corea del Sur :)

    ResponderEliminar